martes, 8 de mayo de 2012

Capítulo 2: ''En las nubes''

Estoy cansada, me siento en un banco dónde hay otras personas esperando a su vuelo- Me duelen los pies. El nuestro sale a las 12:00 del mediodía. La espera es completamente agotadora.

 Mis padres están desayunando en la cafetería del aeropuerto. Yo no he ido con ellos, no tengo hambre. Me han mirado con cara rara, pero no han dicho nada y me han dejado sola. Saben que no intentaré escapar, no tengo ganas.

 El tiempo pasa lento, eterno, las agujas apenas se mueven, y es que, a pesar de que no quiero irme a Barcelona, quiero llegar a mi nuevo hogar e irme. Imaginando que duermo, consigo dormirme de verdad.

 Tengo pesadillas.

 ~4 Días antes...~

 -¡¿Cómo dices?! - pregunta Ángela, nerviosa.

 Ángela es lista, la mejor de la clase en todo. Es popular, exitosa, triunfa en lo que quiere. Nos conocemos desde que éramos unas crías. Ella y yo hacíamos castillos de arena, y no era tan bondadosa como lo es ahora, empujaba a los niños pequeños en el patio. Pero ahora es la mejor persona que conozco. Además es la única amiga que ha seguido a mi lado cuando empecé a salir con Manu, las otras salieron por patas y no han vuelto a dirigirme la palabra.

 -No me hagas repetirlo...- murmuro con pesadez.

 -Pero, ¡¿Cómo que te vas a Barcelona?! Joder, tía... ¿Se lo has dicho ya a Manu? - Eso duele, la piel se me pone de gallina. Ella aún no sabe aún la razón de por qué me voy ni lo que me ha echo él a mí.

 -No, él... él ha cortado conmigo.

 -¿En serio? ¿Por qué?

 -Porque lo nuestro no iba bien -miento.

 Pero Ángela es un detector de mentiras.

 -¿Qué es lo que pasa, Val? - pregunta. -Quiero la verdad, ¿eh?

Suspiro profundamente y le cuento lo que pasó hace dos noches, lo del mensaje de móvil y el castigo de mis padres.

 -Creen que me vendrá bien un cambio de aires - recalco mentalmente las tres últimas palabras.

 -Vaya mierda tía...

 Silencio.

 -Uff, ¿puedes quedar por lo menos? - me pregunta esperanzada.

 - Estoy castigada ¿recuerdas? Aunque, pensándolo bien... ¿No querían mis padres que me diese el aire? Pues bien, eso haré. Paso a recogerte.

 -Ok, chao.

 Y cuelgo.

 ~En la actualidad...~

 -Valen, despierta, tenemos que embarcar. - me dice mi madre, agitando suavemente mi brazo.

 Me levanto. Ya he ido un par de veces en avión, a Francia y a Londres, soy.. era una buena estudiante. Los idiomas eran mi fuerte y ganaba becas para el extranjero. Todo esto fue antes de Manu, claro. Nuestras maletas ya las han subido, ahora vamos nosotros.

 En cuanto pongo los pies en el avión, un escalofrío recorre mi cuerpo, y sé que ya es definitivo, que no hay marcha atrás, que la ciudad de Barcelona me está esperando.

 ~45 Minutos después... ~

 He vuelto a dormirme, ésta vez en el avión; increíblemente estoy muy cansada. En unos minutos aterrizará el avión y mi vida cambiará por completo.

 Ha sido viaje rápido, fugaz.

 Veo el cielo que sobrevuelo, las nubes cerca de mí y por un momento, creo que no está todo perdido. Un megáfono y la azafata de vuelo nos avisan de que nos abrochemos el cinturón. Vienen turbulencias.

 Turbulencias en forma de nervios.

3 comentarios:

Summer Love dijo...

Me encanta! :D Aver que tal le va en Barcelona :) Siguiente! Un beso!

Escritora de I.D.S dijo...

*_____* jaimnhfcuk,mnvkujg

nurica98 dijo...

Me dejas flipando cada vez muchísimo mejor tú de mayor escritora seguro !! ^.^